Con éxito se desarrolló el primer encuentro de la comunidad UAbierta

El martes 6 de septiembre, académicos, participantes y el equipo de UAbierta se reunieron por primera vez en forma presencial, con el objetivo de dialogar en torno a las experiencias y opiniones sobre el proyecto de cursos masivos, en línea y gratuitos de la plataforma UAbierta. La cita se realizó en el campus Juan Gómez Millas, espacio universitario de la Universidad de Chile donde nació este proyecto de extensión universitaria.

En la ocasión estuvieron presentes, Ximena Poó, directora de Extensión de la Universidad de Chile; María José Vilches, directora de UAbierta; Rodrigo Hurtado, coordinador ejecutivo de UAbierta; los profesores Claudio Millacura y Paula Huenchumil; además de ocho participantes de cursos de UAbierta: María Isabela Castro, asistente de escuela básica; Ángela Queraltó, psicóloga; Claudia Venegas, trabajadora en el área de finanzas; Víctor Flores y María Paz Soto, estudiantes universitarios; Mariam Yever, dueña de casa; Cristian Cerecera, terapeuta en medicina integrativa; Christian Venegas, especialista en prevención de riesgos.

La académica y Doctora en Estudios Latinoamericanos, Ximena Poó, indicó que UAbierta es una gran oportunidad para que todos los interesados en aprender puedan acceder a un conocimiento abierto y en diálogo. “Los cursos de UAbierta no están dirigido a un público académico, sino que son multidisciplinarios y abiertos a la comunidad, porque como Universidad de Chile nos debemos al país, y hay que rendir tributo a eso y ésta es una tremenda forma de hacerlo”, reflexionó. Además agregó que el proyecto UAbierta ha podido instalarse como una iniciativa que busca crear un país más comunitario y que se alinea totalmente con el objetivo de reconstrucción del tejido social que tiene la Universidad de Chile.

María José Vilches, directora de UAbierta, además de agradecer la participación de los usuarios, dio cuenta de los inicios del proyecto, como parte de un proceso de revitalización de las Humanidades, Ciencias Sociales, Artes y Comunicación que lleva a cabo la Iniciativa Bicentenario (IBJGM). “La mirada interdisciplinaria y reflexiva de nuestros cursos, que tanto aprecian los participantes, es propia de estas áreas de conocimiento. Esto ha sido posible gracias a un gran esfuerzo de académicos y profesionales de la Universidad de Chile que se han comprometido con estos nuevos formatos que hacen converger la investigación, la educación mediada por tecnología y la vinculación con el medio social”, indicó.

Al respecto, el profesor Claudio Millacura, integrante del equipo académico que desarrolló el curso “Nuevas miradas sobre género y etnicidad”, indicó que “embarcarse en este proyecto con UAbierta fue una buena aventura, con todo lo que eso significa. Siempre con la convicción que es fundamental ampliar la discusión sobre estos temas, que han estado históricamente invisibilizados”.

Por su parte, Rodrigo Hurtado manifestó su alegría por la realización del encuentro y por el interés de los participantes en ser parte activa de la comunidad de aprendizaje colaborativo. “UAbierta tiene como objetivo abrir la Universidad, procurar que llegue a la gente que está fuera de nuestro campus, y para nosotros es motivo de mucho de orgullo y motivación este tipo de encuentros, porque le da sentido a lo que hacemos”, sostuvo. Asimismo, Hurtado señaló que “la educación a distancia si bien permite muchas instancias de diálogo, no reemplaza estos encuentros que nos dan la retroalimentación necesaria para seguir adelante, porque ustedes son los destinatarios de este esfuerzo, con sus ideas, con sus evaluación y con sus historias”.

La mirada de los usuarios

Respecto de las experiencias de los miembros de la Comunidad UAbierta, la psicóloga Ángela Queraltó valoró la mirada pluralista de los contenidos y, por sobre todo, el alcance de los conocimientos entregados que, en su perspectiva, pueden compartirse de manera transversal sin limitaciones etáreas. Esta idea fue compartida por Christian Venegas, prevencionista de riesgos, quien recalcó el carácter e inédito de los programas de extensión, que pueden ser cursados tanto por chilenos como extranjeros.

Por su parte, Víctor Flores, estudiante de trabajo social, destacó la cercanía del diseño pedagógico y la constante interacción con los demás usuarios, lo que, en sus palabras, “ha sido muy bueno en el lenguaje en el que se desarrollan los cursos, es de fácil entendimiento, muy didáctico y sin tecnicismos, lo facilita que sea transversal, desde un niño de 15 años a un adulto mayor”. En tanto, para la también estudiante de trabajo social, María Paz Soto, los cursos de UAbierta han sido muy útiles porque otorgan libertad horaria para quienes acceden a ellos y ofrecen varias alternativas para profundizar los aprendizajes, tanto la bibliografía de apoyo como la participación en foros para el compartir del conocimiento.

Para Cristian Cerecera y María Isabela Castro, terapeuta de medicinas alternativas y asistente de educación básica respectivamente, los cursos han contribuido ampliamente en el desarrollo profesional de cada uno, otorgándole conocimientos sobre temas que no son propios de su formación de base, junto con ofrecerles herramientas y saberes sobre temas contingentes como género, sexualidad e etnicidad.

“Siento que ha sido una excelente oportunidad de retomar todos los temas sociales que estamos tan ajenos los que trabajamos en ámbitos financieros. Ha sido una maravillosa experiencia. Para mí, ha significado conocer temas a los que uno no tiene acceso, porque no se hablan cotidianamente”, reflexionó la participante y trabajadora en temas tributarios, Claudia Venegas.

Finalmente, Mariam Yever, dueña de casa, valoró la oportunidad de aprendizaje de UAbierta: “con los cursos me sentí integrada al mundo nuevamente. Ya dejé de trabajar, me jubilé y, entre medio del cuidado de mis ocho nietos, estudiar con ustedes me llena el día”, confidenció.