Académicos

“La experiencia de haber sido parte activa de UAbierta significó una ampliación de nuestras aulas, amplificando y democratizando los saberes relacionados con género y etnicidades. El poder llegar de manera gratuita a miles de personas, mujeres y jóvenes, de diversas regiones del país con un tema de acuciante realidad y que es necesario abordar y cuestionar en vistas a construir horizontes de igualdad, ha implicado un desafío pedagógico y metodológico, por un lado, y por el otro una apertura a nuevas maneras de hacer docencia. La masiva respuesta de los(as) alumnos(as) al curso impartido puso de manifiesto el enorme interés, sobre todo de los(as) jóvenes, por perfeccionarse y tener acceso a conocimientos que solo se imparten presencialmente y que son más bien conocidos como objeto de discursos políticos y no académicos. Las potencialidades de las nuevas tecnologías de la comunicación quedaron de manifiesto, así como el compromiso de los equipos técnicos y docentes en pos de un proyecto común que sitúa a la Universidad de Chile como una que expande y prodiga sus saberes más allá de sus recintos”

Sonia Montecino Aguirre.
Doctora en Antropología, directora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG) y profesora titular Departamento de Antropología, U. de Chile.

 

“UAbierta significó para nuestro equipo un umbral que nos hizo atravesar las aulas. La propuesta de una modalidad de formación como ésta nos permitió redireccionar el conocimiento y asumir la condición pública y democrática de su generación. La masificación no discriminativa del acceso a nuestro curso nos obligó a crear y aprender formas heterogéneas de presentar los contenidos, transfiriendo las experiencias de vinculación con el medio y compromiso social que el equipo CIVDES había desarrollado en sus años de investigación. Aprendimos a cambiar el lenguaje académico para entrar en diálogo virtual con profesores, familias, funcionarios públicos, estudiantes. Un público impredecible, desplegado en distintos países de Latinoamérica, con sus propios acerbos culturales. El impacto fue ciertamente bidireccional: en quienes tomaron el curso, se dieron aprendizajes que cambiaron sus formas de concebir los desastres y de comprender su propia relación con ellos, tanto a través de las clases, lecturas y videos como en las conversaciones sostenidas con los compañeros. Eso lo apreciamos en los foros y producciones finales, en donde relataron abiertamente sus agradecimientos, reflexiones y proyecciones. Para el equipo académico, por su parte, el impacto fue mayor al conocer estas nuevas formas de enseñanza a distancia. Comprobamos el servicio que prestan a nuestro compromiso con el conocimiento público, no solo por ampliar el acceso, sino por obligarnos a transformar los contenidos, a diseñar clases y formatos en donde se integraran nuestras investigaciones con experiencias de comunidades que serían nuestra comunidad de aprendizaje, situando así nuestra enseñanza en lugares impensados y empujándonos a ver lo común en lo diverso. La Universidad de Chile ha avanzado en un camino que nos exige, como académicos, un nuevo y vital compromiso: hacer parte de nuestras formas de generación y enseñanza del conocimiento, los diálogos con la sociedad nacional e internacional a través de nuevas tecnologías. Sin duda, formas de hacer universidad que se sostienen y crecen cuando se comprende cuánto apoyan a nuestra misión”.

Sonia Pérez
Doctora en Psicología Social, profesora asistente del Departamento de Psicología y directora de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales. Coordinadora Académica curso “Vulnerabilidades ante desastres socionaturales”.